Alter Estado

Por Armando Rojas Arévalo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Epistolario

OLGA: Convengo en que la lucha contra la corrupción y la impunidad debe ser frontal y efectiva, pero no sólo de arriba para abajo, sino también en el otro sentido, o sea, de abajo para arriba. ¿Qué va pasar con la costumbre de la “mordida” tan arraigada? El “viene-viene” que tiene que “entrarle” con la patrulla; el agente de  tránsito que llena la “copa” para los jefes; el regalito para la secretaria, o la dádiva al que recibe expedientes para que ponga el tuyo encima de los demás. Cuestión de educación.

Empero, entre las lacras que no veo cómo se va a combatir es la violencia. Al momento, independientemente de las ejecuciones que son diarias, los “ajustes de cuentas, las desapariciones forzadas, etcétera,  van más de 100 los candidatos a puestos de elección popular que han sido asesinados en distintas partes del país en esta campaña electoral.

Recientemente hubo un “Seminario de Estudios Prospectivos” en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. El interesante evento que duró seis días,  estuvo a cargo de la Doctora GUILLERMINA BAENA PAZ. Su capítulo “Futuros de la inseguridad en México”, congregó a un numeroso grupo de politólogos, servidores públicos, intelectuales y estudiosos de la violencia. Entre ellos RICARDO PASCOE, CARLOS LABASTIDA VILLEGAS, ALEJANDRO CHIRINOS, OSCAR ESPINOZA VILLARREAL, MARÍA SIERRA PACHECO, JORGE MATTAR y CASSIO LUISELLI. 

Para PASCOE vivimos bajo el imperio del crimen organizado, tanto que estamos ante el surgimiento de un alter Estado en México. Este “otro Estado” incide en la forma en que nos organizamos; por ejemplo, la asociación civil para la defensa de las comunidades o los territorios cooptados por el crimen organizado, o bien, la alineación a esta estructura de poder informal. El siguiente dato perturba: El 60 por ciento de los municipios en México tienen injerencia del crimen organizado.

Hoy, a la crueldad de la desigualdad social se le añade la brutalidad del crimen organizado. A su brutal manera, la cultura del narco busca cruzar el golfo que separa a su México del otro, del concentrador de riqueza, pero en ese proceso se hunde el futuro de México como proyecto nacional.

El futuro de las inseguridades se multiplica en México.

“Vamos del socavón –coincidieron los ponentes- al Cártel de Tláhuac, de la humillación de TRUMP al presidente PEÑA, a la impunidad de gobernadores a tremendos errores de en el nuevo sistema de justicia del país. Lo sabíamos, no es malo; lo malo es la administración y procuración de justicia del país. Lo grave es el nivel de corrupción, impunidad e incompetencia de los tomadores de decisiones”.

Aparte de este escenario de violencia criminal,  hay otro que para muchos es imperceptible. Por ejemplo, en el terreno de la educación tenemos un panorama desolador: Dureza del método pedagógico, tedio en los alumnos, transmisión lineal de conocimientos, se castiga el error, se impone disciplina en lugar de trabajar el respeto por el otro, tareas y exámenes como instrumentos de tortura, indiferencia a las emociones de los alumnos, acoso escolar. También se vive en el ámbito docente, por los bajos salarios, vicios de comunicación, juicios infundados, la rivalidad, dificultad de las relaciones interpersonales, falta de espacios de convivencia.

Otro tema de inseguridad tiene que ver con la riqueza. Las cifras de Oxfam son contundentes: en México el 1% de la población se apropia del 43% de la riqueza del país (https://act.oxfam.org/mexico), y el 10% más pobre sobrevive con el 1.2% (Este País, [7/17], p. 22).

POR OTRA PARTE, errores que se cometen en el combate a la pobreza. Se está sustituyendo la política económica, de fomento productivo y de generación de ingresos, por una política asistencial en el país. Por ejemplo, el Programa especial de Seguridad Alimentaria de la Secretaría de Agricultura tiene recursos para atender a 250 mil personas y, por su parte, el Programa PROGRESA atiende a casi 7 millones de personas.

También, estamos homogeneizando nuestra agricultura donde desaparece la atención a pequeños productores de alimentos, siendo que ellos son los que mejor pueden adaptarse al cambio climático y ellos son los que tienen la diversidad de semillas que son necesarias.

Seguir con los programas asistenciales para sustituir al fomento productivo sería catastrófico. Se requiere la convergencia de ambos tipos de políticas productivas y sociales para mejorar niveles de pobreza en las zonas rurales. Se necesita ubicar a este tipo de población objetivo, ubicada en minifundios. Hay detonantes que no deben faltar, como los créditos baratos.

México tiene que ser autosuficiente en la producción de alimentos. El CONEVAL reporta el 23.3 % de mexicanos con inseguridad alimentaria.

DE OTRAS COSAS, en Chiapas se vive un ambiente de rechazo abierto a las componendas del gobernador con LÓPEZ OBRADOR, para que aquel deje un sucesor a modo. Aquí en el D.F. se asegura que AMLO se va a llevar “de calle” la elección en Chiapas; sin embargo, es tal el repudio a sus pactos con el gobernador, que los ciudadanos le podrían dar un revés histórico.

MIENTRAS TANTO, ANAHI se divorcia de MANUEL VELASCO COELLO, y mañana en Mérida, Yucatán, será  el tercero y último debate -¡¡por fin!!- entre los presidenciables. Imperdibles los rounds que habrá entre MEADE y ANAYA. El priista quiere el segundo lugar del panista. Los rozones le llegarán a LÓPEZ OBRADOR, con eso del PRI-MOR,  pero ya no le preocupa. Va tan arriba en las encuestas que será difícil bajarlo de ellas.

POR CIERTO, el Grupo Soriana ya tomó partido. PEDRO LUIS MARTÍN BRINGAS, integrante del Consejo de Administración de ese corporativo,  ya se volvió encuestador y le da a RICARDO ANAYA el 62 por ciento de la intención del voto. Nooo, bueno.