Entre debates nos veamos

Por Armando Rojas Arévalo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Epistolario

SERGIO: El sábado presencié en Guadalajara la pelea estelar de boxeo entre “El Maromerito” PAEZ y “El Inocente” GONZÁLEZ. “El Maromerito”, con ya varios años en los encordados (52 peleas y más de 40 nocauts), fue sólo a cumplir el compromiso con el ídolo tapatío, cuidándose de no ir a la lona. Se le vio lento y falto de puntería, pero su experiencia en esquivar los poderosos jabs y golpes al hígado del contrincante lo libró de una derrota espectacular. El domingo asistí a otra pelea en el Palacio de Minería de la Cdmex, casi igual. Nada más que de cuatro contra uno.

Como era de esperar, y tal como se anticipado, fue el montón contra el puntero. Por supuesto, era natural la estrategia en una jornada pre electoral como ésta. Era la de bajar al que lleva la delantera.

ANAYA me pareció, debo reconocer, brillante, y sacó la mejor parte, aunque representa con sus variantes más de lo mismo por sus vinculaciones a SALINAS DE GORTARI. 

MEADE se quedó con su tercer lugar, porque no tiene argumentos válidos de cómo, por ejemplo, siendo él tan honesto como dicen va a combatir la corrupción en las entrañas de la bestia a la que ha servido, y perdió.

MARGARITA y “El Bronco”, que no tienen nada que perder, por lo contrario, salieron airosos. Ella, muy light, y aquel, con sus hilarantes ocurrencias, como la de cortar la mano a los ladrones y militarizar todas las escuelas preparatorias del país, fueron como las palomitas de la función.

LÓPEZ OBRADOR no ganó, pero se esperaba más de él; sin embargo, mantiene sus bases de electores. En otras palabras, fue a esquivar, no a perder, pero lento.

Bloomberg resume hoy: “No hubo un parteaguas en el primer debate presidencial”. La gran mayoría de la prensa extranjera coincide con los analistas en que no hubo sorpresas. Cuatro candidatos, muy abajo de López Obrador, iban con todo contra él, y él iba a defender los 20 puntos de diferencia con el segundo lugar.

ANDRÉS MANUEL llevaba un guión preparado para no decepcionar a quienes ya decidieron votar por él y que, según todas las encuestas, son hoy suficientes para darle el triunfo.

“Todos me tienen en la punta de la lengua”, dijo con sorna, refiriéndose a que se volvió una obsesión para sus adversarios.  Prefirió el silencio a incurrir en errores que le pesarían en los días posteriores al debate.

Su estrategia fue muy simple y notoria: no desgastarse en esta primera ronda de discusión con sus adversarios. No fue a buscar a los votantes indecisos o el voto llamado “útil”, como lo hizo ANAYA. Quizá la crónica no le favorezca tanto, pero como al “Maromerito” PÁEZ, no fue noqueado. Claro, de aquí al segundo debate tiene que prepararse mejor.

AMLO fue sometido el domingo por la noche al agresivo escrutinio de sus rivales en el primer debate de los cinco candidatos, que estuvo centrado en la inseguridad y la corrupción.

A lo largo de los 120 minutos de debate, celebrado en el Palacio de Minería de Ciudad de México, los candidatos centraron sus críticas en el aspirante de Morena. Empero, politólogos y académicos consideraron que tras esta primera contienda, AMLO se mantiene en los punteros y el candidato del partido Gobernante, JOSÉ ANTONIO MEADE,  baja más en las preferencias de los votantes, lo cual preocupa mucho a PEÑA NIETO.

MEADE, candidato por la alianza encabezada por el PRI y Partido Verde, utilizó como bandera recurrente en su discurso durante el debate la urgencia de que los candidatos presenten su "7 de 7". Lo cierto es que él fue el último en transparentar su patrimonio cuando empezó el proceso electoral.

Dentro de este marco, los de la alianza que sostiene a MEADE van a hacer titánicos esfuerzos de apuntalarlo, negociando con MARGARITA y “El Bronco” a que se sumen a él. De lo contrario, el sistema cobijará a ANAYA. 

POCO O NADA influirá el debate del domingo pasado en las encuestas. ROY CAMPOS, de Consulta Mitofsky, señala que el segundo será el más importante, pues si en éste la ventaja que mantiene el puntero de las encuestas, ANDRÉS MANUEL, no logra ser disminuida, no habrá forma de evitar su triunfo el 1 de julio.

“El primer debate es como la presentación en sociedad de los aspirantes presidenciales, pero si en el segundo no logran tumbar al puntero, ya no va a haber forma de que lo alcancen porque para cuando se realice el último, llegarán a tres semanas de que se realice la elección”.

Hoy, los memes en las redes hicieron una especie de cartel de la pelea. En el encordado estaban: La Mujer Sin Nombre, El Mochamanos, "El Chucky" Anaya, “El Hombre del Traje Gris” y “Ahí Les Dejo Al Tigre”.

MEADE sí ganó…los tres departamentos que le ofreció obsequiarle El Peje si se los comprueba.

También se preguntaron, ¿si ganara El Bronco y cumpliera su amenaza de cortar las manos a los ladrones, quién va a firmar los contratos de obras o autorizaciones en los gobiernos federal, estatal y municipales? Sería un país de más de diez millones de mancos. Qué gran negocio sería para los fabricantes de manos biónicas o de garfios.

En otro aparece la mano que sale de una caja en la serie de televisión de la Familia Adams, preguntando si ya se fue “El Bronco”.

Lo que no tiene lugar a dudas es que en Chiapas y Morelos, como en otros Estados que sobresalen por su corrupción, van a echarle montón a “El Bronco”. Sería fatal que llegara a la Presidencia.