El miedo de AMLO

Por Armando Rojas Arévalo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Epistolario

MARIO: Para bien o para mal (ojalá sea para bien) todo se está acomodando para las elecciones de 2018. En política hay señales y mensajes.

La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) ya recomendó que el próximo gobierno debe impulsar más y nuevas reformas estructurales (como la energética, la educativa, etcétera); la COPARMEX llama a sus agremiados a votar por MEADE. PEÑA NIETO, retractándose de su ofrecimiento de no meterse en la campaña, dijo de los candidatos presidenciales, hace unos días en Veracruz, que sólo ve uno “y solo en uno”, la honradez, la experiencia, la honorabilidad, confianza y garantía que llevará a México por un rumbo de estabilidad y orden. No fue necesario decir nombres, obvio. Y en La Mesa de Otay, California, el señor TRUMP afirmó que entre los candidatos hay quienes son “muy buena gente” y otros que “no tanto”. Por supuesto, ¿quiénes entran en esas categorías?

Hechos no casuales, tampoco aislados. Forman parte de una estrategia. Ya existe una ley de seguridad interna, que le permite al Ejército intervenir en las calles para sofocar las protestas que se consideren amenazas para la paz pública. Y la Suprema Corte autorizó a la policía, anteayer, revisar a personas y vehículos, sin orden judicial siempre que exista una “sospecha razonable”. Conociendo cómo se las gasta la policía te puede sembrar droga y llevarte a la cárcel.

BERNARDO BARRANCO, ex consejero electoral, advierte que se está fraguando un fraude electoral. El uso de la Procuraduría General de la República (PGR) para atacar a candidatos, la utilización de fondos sociales para inducir el voto y las anomalías en comicios estatales son algunos de los indicios. Acaba de publicar un libro titulado “El infierno electoral” en el que sostiene que en el Estado de México hubo “una de las elecciones más sucias que ha habido”, y alerta que los mismos grupos de poder que orquestaron esos comicios son los que organizarán las elecciones presidenciales.

Quizá por eso, anticipando lo que presuntamente se está gestando, LÓPEZ OBRADOR advierte que si hay fraude electoral, a ver quién amarra al tigre. Afirmación que me pareció desafortunada por el foro en el que lo dijo: la convención nacional bancaria. Por lo demás, justificable.

SI BIEN se sospecha que algo se cocina, a la par están ocurriendo cosas que desalientan las preferencias hacia MEADE y todo lo que representa. PRIMERO, TRUMP llamó loco (dicho por el propio TRUMP) por teléfono a PEÑA NIETO y éste no dijo nada, o mejor dicho no lo puso en su lugar como correspondería a un Jefe de Estado. SEGUNDO, la PGR determinó no ejercer acción penal contra el ex gobernador de Chihuahua, CÉSAR DUARTE JÁQUEZ, mandando un mensaje más a favor de la impunidad. TERCERO: El Pensionissste “invirtió” –¿Con autorización de quién y por qué?- más de 20 millones de dólares del fondo de retiro de los trabajadores del Estado, en la constructora ICA. Esta noticia de la agencia de noticias Reuters, informó que en 2015, Pensionissste –que maneja unos 195 mil millones de pesos de jubilaciones de trabajadores– adquirió una participación del 10 % en ICA, a pesar de que las acciones de la constructora habían caído más de un 50%.

Eso es asqueroso. Disponer discrecionalmente del recurso de los trabajadores merece ser penado por la ley con todo rigor, pero nada, estamos en México.

LA GENTE se pregunta adónde fue a parar el dinero en dólares y pesos mexicanos que muchas empresas y personas de aquí y del extranjero, donaron para la reconstrucción por el sismo de septiembre pasado. Según el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, las donaciones ascienden a 3 mil 143 millones de pesos. ¿Dónde están y qué se ha hecho con ellos?

¿Cómo confiar en el discurso priista con estas señales y mensajes?

LÓPEZ OBRADOR no quiere debatir. Va tan arriba en las puntuaciones que sus adversarios quieren, como se dice coloquialmente, “echarle montón” para bajarlo.

MORENA Y SUS ALIADOS, PT y PES, van por 20 millones de votos el primero de julio. Si lo logran, su triunfo será indiscutible y nadie podría evitar que LÓPEZ OBRADOR llegara a la Presidencia.

Los resultados históricos, de acuerdo con Vértigo, son estos: En 2006, AMLO obtuvo el 31.5 % de la votación con 14 millones 683 mil 96 votos; en 2012, 35.33 % con 15 millones 896 mil 999 votos.

En el año 2 mil, el candidato triunfador en los comicios (FOX) obtuvo 42.5 % de la votación; en 2006, CALDERÓN logró 35.8 %, y en 2012 PEÑA NIETO alcanzó 38.2 % de los sufragios.

MORENA pretende esta vez conseguir cuando menos el 40 %, o sea 20 millones de votos si se toma en cuenta que el padrón electoral es de 88.8 millones de ciudadanos. Empero, la fragmentación del voto hace difícil pensar a que se produzca un porcentaje mayor al promedio histórico de los tres últimos comicios presidenciales.

En las dos pasadas elecciones -2006 y 2012- LÓPEZ OBRADOR estuvo respaldado por Convergencia (hoy Movimiento Ciudadano) y el PRD, y hoy ya no lo apoyan y hay que reconocer que ambos partidos cuentan con una importante base electoral. Desde luego, tampoco van con el PRI.

Otro dato interesante es que en 2012, MORENA obtuvo el primer lugar en 12 Estados y cayó al tercer lugar en 17. LÓPEZ OBRADOR nunca ha ganado en entidades como Chihuahua, Guanajuato, Jalisco y Nuevo León, pero ha triunfado rotundamente con sus candidatos en Ciudad de México, Guerrero, Oaxaca, Tabasco, Morelos, Quintana Roo y Tlaxcala, que representan el 18 % en la lista nominal. MORENA no ha ganado hasta ahora una sola gubernatura.

En este momento, de acuerdo con las dos últimas encuestas publicadas -México Elige y Parametría-, LÓPEZ OBRADOR ronda el 40 % de votación efectiva, porcentaje mayor con el que ganó Peña Nieto en 2012, a una distancia sideral de Felipe Calderón en 2006 y un poco menos que los 42.5 % con los que ganó Vicente Fox en 2000.

En Puebla, AMLO anda ganando la gubernatura con BARBOSA con un millón 100 mil y millón 200 mil votos. Y en Morelos también puede ganar la gubernatura con CUAUHTÉMOC BLANCO.

UNA COSA SÍ ES CLARA: PEÑA NIETO preferiría perder con LÓPEZ OBRADOR que con ANAYA. Eso está visto.