Choque de trenes a la vista

Por:  Armando Rojas Arévalo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Epistolario

MARCOS: Veo, reflexiono y analizo. Se trata de una lucha intestina que los entretelones de la política ya no pueden ocultar. El panorama de la guerra sucia descubre una feroz pelea por el poder. Pero, antes, ¿qué fue lo que realmente trataron PEÑA y el yerno de TRUMP? Esperemos a ver qué dice la prensa extranjera, que, siempre, nos informa primero de lo que pasa aquí.

Sé que en el PRI están nerviosos e inquietos, por la desbandada que se observa de sus filas hacia MORENA y porque JOSÉ ANTONIO MEADE pierde estrepitosamente terreno (Parametría le concede 16 %, 5 debajo de ANAYA y 19 debajo de AMLO); además, sospecho que el “candidato ciudadano del PRI”, con el vitiligo agudizado por la presión y el gran estrés, y la contra campaña que le hacen en la cúpula del propio partido, ha de estar pensando en renunciar a la candidatura. Sería catastrófico, pero nada remoto. Lo que hay en los entretelones es revelador.

Si bien, como dice el propio MEADE, las encuestas no definen quién ganará, las cosas andan mal y de malas en la campaña de don JOSÉ ANTONIO. Pareciera que no quieren que llegue. Por un lado, le falta contenido a su plataforma, y por el otro, más grave aún, el partido le juega a las contras y hasta se mofa del él. A dos días de que se pronunció en contra de la corrupción y la impunidad en el aniversario del PRI, la bancada priista en la Cámara de Diputados votó –y después festejó con gritos y aplausos su “triunfo”- para evitar la discusión de sanciones a servidores públicos por contratos que otorgaron a Odebrecht con el Proyecto Etileno XXI.

El punto de acuerdo presentado por la diputada de Morena, ROCÍO NAHLE, fue en el sentido de que la Cámara exigiera a la Auditoría Superior de la Federación generar la sanción a funcionarios que firmaron indebidamente el contrato que favoreció a la empresa Braskem, filial de Odebrecht. La bancada del PRI impidió la acción con 182 votos en contra y 160 a favor. Mientras, legisladores del PAN, PRD y MC desplegaban una manta del largo del presidium de la Mesa Directiva, con la leyenda “Hijos de la Estafa Maestra”, con las fotos del Presidente PEÑA NIETO, el ex Gobernador de Veracruz, JAVIER DUARTE; ROSARIO ROBLES y  de MEADE.

Dime de qué se trata. Definitivamente no se trata de ayudar a su candidato, MEADE, sino de llevarlo a la derrota. Sólo faltaría para darle la puntilla de que doña ROSARIO ROBLES sea postulada candidata a senadora, lo cual no es nada lejano. Según los bien enterados la Comisión Permanente (del PRI) sesionará para acomodar sus listas de candidatos por representación proporcional al Senado entre las que destaca la secretaria general, CLAUDIA RUIZ MASSIEU; la titular de la Sedatu, doña CHAYO ROBLES, y el coordinador de campaña, AURELIO NUÑO, mientras que para la Cámara de Diputados están los nombres del presidente nacional del PRI, ENRIQUE OCHOA, y VANESSA RUBIO, la jefa de oficina de MEADE.  Ni cómo ayudarle.

RICARDO ANAYA representa el otro lado de la moneda por lo que hay atrás de él. Su rating ha bajado considerablemente (Parametría le da un 21 %) después de los señalamientos de lavado de dinero. El fondo de la campaña contra ANAYA es la disputa por el poder de dos corrientes: la del Presidente PEÑA NIETO y la de un ex presidente priista. Es un choque de trenes, en el que PEÑA podría sacar la peor parte.

Si bien ANAYA, joven de inteligencia perversa, acusado de traidor por sus propios compañeros de Partido (PAN) y hasta por priistas como BEATRÍZ PAGÉS REBOLLAR, quien lo llamó recientemente “empedernido traidor”, anda como “chivo en cristalería”. Llevaba buen tranco. Se convirtió por cuestiones de mercadotecnia política en el verdadero enemigo de quien lo cobijó e impulsó. Tanto que ahora, para recuperar terreno, ofrece llevar a la cárcel a ese personaje: ¡el Presidente!, y también pide juicio contra FELIPE CALDERÓN.

Es una ecuación complicada, pero su resultado es obvio. Ahora sí –lectura para iniciados- que una por otra. ANAYA, quien es parte de la “mafia del poder”, enemigo de PEÑA, y LÓPEZ OBRADOR, enemigo de esa “mafia”. De enemigo a enemigo ¿quién lo es más? ¿ANAYA o LÓPEZ OBRADOR? O sea, ni para uno ni para otro, y en santas paces.

Nótese que ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR ya no habla de encarcelar a sus adversarios, y ha optado por la no confrontación y el “amor y paz”. Aprendió de las anteriores lecciones. Ya le bajó el perfil a sus propuestas amenazantes, porque ha visto, por otra parte, que en su situación de gran delantero eso ya no es necesario y que en un sistema como éste más vale ser incluyente que excluyente.

ANDRÉS MANUEL ha estado reuniéndose en privado con empresarios y líderes sociales que no comulgaban con él. Estuvo con empresarios del Estado de México en Metepec y luego en Monterrey. Hace unos días se reunió con hombres de dinero de Chiapas, en donde uno de ellos, SERGIO ZUART ROJAS, ganadero, productor de la Leche Pradel e inversionista en otros ramos, le preguntó directo y sin preámbulos si en sus planes estaba, como se dice, expropiar inmuebles, negocios y haciendas. La respuesta de LÓPEZ OBRADOR fue un categórico no. Por lo contrario, respondió. Alentará la creación de empresas para generar empleos y bajará los impuestos.

POR LO DEMÁS, continúan los deslindes. El regidor del PRI en Tlajomulco, Jalisco, LUIS GÓMEZ y su gente anunciaron hoy que se van a Morena. Acompañado del alcalde con licencia, ALBERTO URIBE, informó en un acto público que la estructura creada se suma al partido de LÓPEZ OBRADOR.

MIENTRAS TANTO, el PAN en Chiapas ya postuló a JOSÉ ANTONIO AGUILAR BODEGAS como su candidato a gobernador y virtualmente “destapó” a FRANCISCO ROJAS como su candidato a alcalde de Tuxtla. Ambos representan la corriente que quiere poner orden en el descobijadero que deja MANUEL VELASCO COELLO.

AGUILAR BODEGAS será, sin duda, el adversario del gobernador y de PABLO SALAZAR MENDIGUCHÍA, quienes lo persiguieron y acosaron. Entre él y ROBERTO ALBORES GLEASON está la pelea. Porque RUTILIO ESCANDÓN, quien es el candidato de MORENA, nada tiene que hacer. Todos saben que representa la línea de VELASCO COELLO por haber

sido presidente del Tribunal Superior de Justicia y encarna por eso lo que a los chiapanecos tiene “hasta la madre”.

LA “REVOLUCIÓN” que protagonizó el “Verde” en contra del candidato del PRI, ROBERTO ALBORES, ya perdió fuerza. Al parecer, a EDUARDO RAMIREZ AGUILAR, presidente estatal del PVEM y “delfín” del gobernador para sucederlo, logró presuntamente con todo el escándalo que hizo que el PRI le ofreciera una senaduría plurinominal para que deje de estar…eso.