En este país, la corrupción ya es “cultura”

Epistolario

Por Armando Rojas Arévalo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

ELISA: En casi todos los medios se ha publicado un estudio del INEGI sobre la corrupción. Escalofriante dato. La primera Encuesta Nacional de Calidad Regulatoria e Impacto Gubernamental en Empresas del INEGI revela que el costo promedio de la corrupción por empresa durante 2016 fue de 12 mil 243 pesos.

En el caso de las empresas medianas, el monto llegó a 84 mil 806 pesos y en las compañías industriales fue de 15 mil 766 pesos. 

Seis de cada 10 empresas establecidas en México piensa que la corrupción agiliza trámites.

La corrupción, Elisa, es como la humedad: en todas partes se mete. No sólo es el gobernador que desvía recursos y autoriza obras a la constructora de su propiedad o en la que es accionista, o el diputado que pide “moches”.

No sólo se da en los partidos políticos que compran el voto para continuar en el poder,  el Alcalde que cobra piso,  el policía que te saca una lana para no llevarte a la cárcel,  el agente de tránsito que te “muerde”, el periodista pesetero que lo mismo elogia cuando le calientan la mano, que descalifica y calumnia si no recibe “chayo”.

Se da en aquellos –muchos- que compran el título profesional y hasta el burócrata al que le tienes que dar un “baro” para que te deje entrar a ver al jefe o aligere el trámite. En este país la corrupción es “cultura”.

Para el Banco de México, el Banco Mundial y la revista especializada Forbes, la corrupción en México representa cerca del 9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

La corrupción está en todo, ¿cómo combatirla si es parte de nuestros usos y costumbres? El dicho de “el que no transa, no avanza” es cosa de todos los días. El empleado de abajo te extorsiona para dar agilidad a cualquier trámite, porque tiene que pasar “la copa” a su jefe inmediato y éste, a su vez, a los que están arriba de él.

¿Qué es corrupción? la OEA establece como actos de corrupción:

  1. a) El requerimiento o aceptación, directa o indirectamente, por un funcionario público o una persona que ejerza funciones públicas, de cualquier objeto de valor pecuniario u otros beneficios como dádivas, favores, promesas o ventajas para sí mismo o para otra persona o entidad, a cambio de la realización u omisión de cualquier acto en el ejercicio de sus funciones públicas, y
  2. b) El ofrecimiento o el otorgamiento, directa o indirectamente, a un funcionario público o a una persona que ejerza funciones públicas, de cualquier objeto de valor pecuniario u otros beneficios como dádivas, favores, promesas o ventajas para ese funcionario o para otra persona o entidad a cambio de la realización u omisión de cualquier acto en el ejercicio de sus funciones públicas.

La revista Forbes publicó en mayo 18 de 2014, que “a México le cuesta, al menos 100 mil millones de dólares al año la corrupción. Sin embargo, a este mal se le ve como aceite de la maquinaria económica, engrane del sistema de justicia y factor para que las cosas funcionen. Por eso no se le combate”. En ese año, 2014, de acuerdo al Índice de Percepción sobre Corrupción que realiza Transparencia Internacional, nuestro país se encontraba en el lugar 105 entre 176 naciones. Entre los 34 países que forman la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), México tuvo la peor calificación en el Índice de Percepción de la Corrupción 2014.

-x-x-x-x-x-x-x-x-x

JAVIER DUARTE DE OCHOA se presentó de nueva cuenta en el tribunal guatemalteco que ventila la causa de su extradición. Y de nueva cuenta se mostró sonriente, no obstante que los reos que estaban en el tribunal protagonizaron estruendosa rechifla y gritaban “Mexicanos, acábenlo, acábenlo”. ¿Cuál es el secreto de su tranquilidad? le preguntaron los periodistas. Dijo que Karime, su mujer, le aconseja cotidianamente: “Paciencia, prudencia, verbal continencia, dominio de ciencia, presencia o ausencia según conveniencia”. Esta fórmula, es “desintoxicante, regenerativa e incluso milagrosa”.

Falto de honestidad no dijo que estos versos no son de Karime, sino del "Evangelio según Santiago Montoto", sobre la vida en Sevilla. Cuenta la leyenda que Montoto dijo de la "Ciudad de la Guasa": "En Sevilla hay que tener paciencia y prudencia, verbal continencia; no exhibir excesiva ciencia, y presencia y ausencia según conveniencia".

Claro, Karime sí es la de “merezco abundancia”. ¡Vaya, pues con esos acertijos!

-x-x-x-x-x-x-x

EN MORELOS, DONDE sólo los chicharrones de GRACO truenan, el Congreso Local está a punto de recibir la petición de licencia del tabasqueño para ausentarse del cargo y nombrar a su sustituto que surgirá de la siguiente terna: Rodrigo Gayosso, su hijastro; Francisco Moreno Merino y Jaime Alvarez Cisneros.

-x-x-x-x-x-x-x

A PROPÓSITO DE LA CORRUPCIÓN, la Subprocuraduría Especializada en Delitos Federales de la PGR  ya abrió una investigación en contra de Roberto Sandoval Castañeda, gobernador priista de Nayarit, por “probable enriquecimiento ilícito”.  Nomás para que no digan.

Se le señala, entre otras cosas, haber protegido a su fiscal Edgar Veytia, quien está preso en los Estados Unidos por presuntos vínculos con el crimen organizado.

-x-x-x-x-x-x-x-x-

MIENTRAS, ¿sabes cuánto van a gastar los partidos en la campaña electoral de 2018? Agárrate: ¡2 mil 138.3 millones de pesos frente a los mil 680.5 millones que se registraron en 2012!

Será la más cara de la historia, porque habrá ese día 30 elecciones locales y las tres federales para Presidente, diputados y senadores.

Los 35 millones de mexicanos, más del 40% de los votantes del país, elegirán 12 gobernadores, 547 alcaldías, 422 escaños locales y a los representantes de la nueva Asamblea Constituyente de Ciudad de México. ¿Confías en la limpieza de esos comicios?

-x-x-x-x-x-x-x-x-x