Informe fallido

Por Ángel Álvaro Peña

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Alma Grande

Pocos eran los optimistas que creyeron que Miguel Ángel Yunes daría su segundo y último informe de gobierno. Otros tenían la certeza de que había la posibilidad de entregar un informe de actividades sin actividades, porque mucho de lo que dijo Yunes que hizo no puede tomarse en cuenta.

Prácticamente desde el principio, el gobernador de Veracruz, que inició su gestión hace dos años, dedicó su tiempo a las pesquisas de su antecesor. No sólo intentaba cumplir una promesa de campaña sino consolidarse en el puesto luego de que su triunfo no estuvo muy claro en las urnas.

Así, pasó de la actividad política a la investigación policíaca. En esos andares descubrió una bodega en Córdoba con pertenencias de Javier Duarte de Ochoa, que le otorgaron reflectores, pero no le otorgaron hegemonía en su cargo.

Ahí pudo encontrar pinturas, sillas de ruedas, bancas de parques públicos y, lo más valioso: el cuaderno de Karime Macías, donde daba cuenta de lo que en su intimidad exigía de la vida, abundancia, mucha abundancia. El medio no se especifica, pero pudo demostrarse que el medio, en este caso, justifica los fines y no era importante si era dinero mal habido o no.

El caso fue que Yunes siguió pistas y llegó a descubrir la casa de Karime en Londres, denunció a los cómplices de Duarte con fuero, intentó hacer algunas detenciones que no pasaron de dos y su labor policíaca los distrajo tanto de su labor de gobernador que cuando cobró conciencia del tiempo habían pasado dos años.

Así, a pesar de todo, entregó personalmente su segundo y último informe como gobernador de Veracruz ante el Congreso local.

El paquete impreso que contenía el reporte de acciones, trabajos, obras, cuentas y las condiciones en que dejará la administración estatal fue recibido por el presidente de la Mesa Directiva del Congreso, José Manuel Pozos Castro.

Como poco fue lo que hizo, además de la actividad policíaca, exaltó el hecho de encabezar el primer régimen opositor al PRI en la entidad.

Eso fue todo. En ese momento, dijo que dejaba  en manos del pueblo, los legisladores y la historia, el juicio sobre su desempeño.

“No me corresponde hacer un juicio sobre los dos años de mi gestión (...) El juicio histórico corresponde al pueblo. La consideración inmediata corresponde a este Congreso”, señaló.

“Somos y seremos siempre quienes logramos sacar de palacio de gobierno a la pandilla de corruptos más brutal que haya gobernado a Veracruz. Ese es este Gobierno”, destacó.

Pero no sacó a nadie, se fueron porque su tiempo político terminó con el sexenio de Javier Duarte, pero los hombres, tenían en sus sombras la oscuridad de la impunidad y nadie pudo arrebatárselas, ni Yunes Linares. Ahí están libres y millonarios, algunos de ellos seguirán así a pesar de las pesquisas del ahora casi ex gobernador.

Mientras todo esto sucedía las acusaciones contra el gobernador ocupaban espacios en los medios y llenaban de indignación a los veracruzanos.

Yunes Linares gastó mil 200 millones de pesos para colocar cámaras de vigilancia obsoletas a lo largo de la entidad veracruzana. Las cuales no ayudarán a disminuir los índices delictivos debido a que son modelos obsoletos, según denunció el próximo secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos, quien aseguró que una vez entre en funciones la administración de Cuitláhuac García Jiménez, se atenderá el tema y se reunirán pruebas para presentar la denuncia correspondiente.

Los empresarios xalapeños siguen a la espera de que antes que concluya la administración se cumpla con la puesta en operación de las más de seis mil cámaras de seguridad que prometió el gobernador, mismas que estarían funcionando desde el pasado 15 de septiembre.

Como nunca había sucedido en Veracruz, el empresariado ha sido castigado severamente por la indiferencia del mandatario estatal. Recordemos aquella noche en la que los inversionistas del Estado intentaron hablar con Yunes Linares y les respondió violentamente a través de la fuerza pública, habían pasado recientemente las elecciones y la frustración de la derrota electoral de su hijo parecía haber alterado los nervios del gobernador.

Ahora, nuevamente evita hablar con los empresarios, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Xalapa (Canaco Servytur), Gerardo Libreros Cobos, dio a conocer que debido a las contingencias, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares canceló la reunión prevista para conocer los avances en este programa con los integrantes del Comité Ciudadano de Entrega-Recepción.

Otro de los conflictos en los que prácticamente no trabajó el gobernador, a pesar de que tenía que ver con la pasión policíaca que mostró en su administración, fueron los cientos de desaparecidos en la entidad, y no se tiene siquiera una explicación lógica acerca de las fosas clandestinas encontradas a lo largo y ancho del estado.

Asociaciones de familiares de desaparecidos mostraron su indignación por la indiferencia ante este grave problema que nunca fue atendido ni siquiera en apariencia.

Son muchos los pendientes que deja en la administración el gobernador que prometió mucho y cumplió poco. Sabía que sólo contaba con dos años, pero las promesas de campaña lo condenaron, lo rebasaron.

La derrota electoral de su hijo, competencia desigual que quiso parecer democrática, parece haberle afectado en sus deberes; desde esa fecha poco o nada se resuelve favorablemente en la entidad. Y lo poco que se hace está lleno, saturado de dudas. Tal es el caso de las investigaciones policíacas en el caso del asesinato de Valeria Cruz Medel, hija de una diputada de Morena, porque según sus colaboradores hay cinco implicados, pero cuatro estos enfrentarán su proceso en libertad bajo caución, por no existir pruebas contundentes.

Admitió Yunes que todavía no ha sido comprobado al 100 por ciento el vínculo que podrían tener estos cuatro detenidos con el grupo de delincuencia organizada que planeó el asesinato. Un informe de gobierno irregular, incompleto, poco veraz, entregó el hombre que aseguró erradicar la corrupción del estado y de la administración pública.

PEGA Y CORRE.- El gobernador electo, Cuitláhuac García Jiménez, informó que en los primeros 30 días de su gobierno será implementado un plan de contención por fuerzas federales y después entrará en vigor el programa integral de seguridad, para otorgar tranquilidad en la entidad.