El vicio de heredar en vida

Por Ángel Álvaro Peña

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Facebook: PoliticosAD

Alma Grande 

Si tomamos en cuenta que todo el aparato de Estado, la estructura del gobierno, las presiones a los Presidentes Municipales. Los chantajes para que se apoye a la candidatura y luego a la campaña, el lugar que guarda el abanderado de “Por Veracruz al Frente”, Miguel Ángel Yunes Márquez, los resultados deberían ser mejores y no estar a unos puntos del primer lugar.

Hay encuestas que el dan hasta 10 puntos de diferencia en relación con el puntero Cuitláhuac García, de Morena, quien encabeza las preferencias electorales.

El problema que tiene nervioso al propio gobernador es que tantos recursos públicos utilizados en la campaña serán ventilados a la luz púbica en caso de que no gane su hijo. Los veracruzanos en realidad están preocupados debido a que no ven una sucesión en la gubernatura en caso de que gane la alianza entre PRD y PAN, sino que se trate de una herencia.

En una democracia los cargos no se heredan. Pero en esta ocasión el PAN y el PRD le quitarán al PRI ese privilegio que empezó con don Lázaro Cárdenas y Cuauhtémoc Cárdenas, y posteriormente el nieto, Lázaro Cárdenas Batel, en la gubernatura de Michoacán, aunque éste era del PRD y no del PRI como el padre y el abuelo.

Luego se heredarían puestos políticos, aunque no inmediatos sino dejando pasar algunas administraciones de por medio.

En el PRI, por ejemplo, se heredó al hermano la gubernatura de Coahuila, Humberto Moreira, se lo dejó a su hermano Rubén, en una administración inmediata.

En Oaxaca José Murat, deja pasar un par de administraciones y hereda la gubernatura a su hijo Alejandro Murat Hinojosa, quien ahora gobierna la entidad.

En Puebla, el ex gobernador Rafael Moreno Valle, ungido por el PAN y el PRD, “Por Puebla al Frente”, lanza a la gubernatura por la misma alianza a su esposa, Martha Erika Alonso Hidalgo, quien también goza del apoyo del actual gobernador Toni Galli.

En Veracruz, el descaro es vergonzoso, el padre desde el aparato de Estado apoya a su hijo con recursos públicos según denuncia el resto de los partidos políticos no afiliados en el Frente que encabeza Miguel Ángel Yunes Márquez.

La manera de operar del gobernador apostar por la candidatura de su hijo y garantizarle el triunfo electoral el 1 de julio consiste en presionar a los tres poderes de gobierno para que cooperen con un recurso para llevar a buen puerto la candidatura de Yunes Márquez.

De esto nadie está a salvo, lo mismo pasan la charola a Presidentes Municipales, que a agentes de Tránsito; a Secretarios de Estado, que a gremios y tienen en la Universidad Veracruzana un espacio donde podría convertirse en un barril sin fondo.

En este momento algunos medios de información colocan a la Rectora y los principales funcionarios de esa casa de estudios bajo la lupa ante un muy posible desvío de recursos. Luego de que la institución padeciera un ahorcamiento económico de parte del ex gobernador de la entidad, Javier Duarte, y de que las expresiones de inconformidad del estudiantado dieran la vuelta al mundo, el actual gobernador empezó a resarcir el daño económico a la institución que superaba los 2 mil 293 millones de pesos. Desde luego que empezó a pagar en abonos chiquitos a la Rectora Sara Ladrón de Guevara, quien el 1 de septiembre del año pasado fue ratificada para encabezar otros cuatro años la máxima casa de estudios de la entidad.

 La arqueóloga Sara Ladrón de Guevara dijo al reiniciar su nuevo periodo de gobierno en la UV: “Hemos pregonado en el pasado reciente que en la UV no pedimos más, que damos más. Pero hoy esta rúbrica resulta insuficiente. Vengo a pedir a ustedes, consejeros universitarios, que sean portavoces de mi sentida solicitud a todos sus pares, hoy les pido: ¡Demos más!”.

La Rectora también mencionó en ese momento las graves crisis financieras: “Hemos sobrevivido a una administración gubernamental corrupta y no fuimos cómplices del quebranto”, advirtió.

Palabras que ahora se interpretan como un aviso ante la acusación de que adquirió una casa con valor de 12 millones de pesos, y hay quienes aseguran que se compró con los pagos del dinero que el gobierno del estado y otras fuentes de ingreso le dieron a la UV. Como parte del adeudo de Javier Duarte.

Sin embargo, en las diferentes versiones sobre la compra de este inmueble hay varias interpretaciones.

Una de ellas es que dicha casa la adquirió con parte de ese flujo retenido de dinero, donde se encontraba su salario. Y ante la llegada de varios pagos, pudo hacerse de la casa. La cual, asegura pagó la mitad su esposo, Guillermo Heitler Aroeste, asesor y ex funcionario federal, quien no tiene fama de honesto precisamente.

Hay quienes dicen que este inmueble se adquirió de manera ilícita y con la anuencia del gobernador, pero que al presionar para que la rectora le diera más fondos para la campaña de Miguel Ángel Yunes Márquez, inició una campaña en los medios donde se pone en entredicho la honorabilidad de la Rectora Ladrón de Guevara.

Por su parte, ella confirmó que recientemente adquirió una propiedad con valor de 12 millones de pesos, y aseguró que cada centavo tiene una procedencia honesta producto de sus 30 años de trabajo en la academia.

La Rectora fue cuestionada luego de que se hiciera pública la escritura del Registro Público de la Propiedad, documento que nadie sabe cómo pudo hacerse público, de ahí que se piense que solamente un poder muy grande pudo tener esos documentos a la mano.

Conforme a la Escritura Pública 28,109 de fecha 30 de octubre de 2017, se precisa que los 12 millones de pesos fueron pagados al momento de firmar la escritura.

La superficie del inmueble es de 3 mil 547 metros y la venta se concretó con la emisión de 6 cheques bancarios tanto de Santander, como del Chase Manhattan Bank de Estados Unidos.

PEGA Y CORRE.- El Comité Estatal de Morena en Veracruz interpuso una denuncia ante la Fepade, contra el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, su hijo, el candidato de la alianza “Por Veracruz al frente”, Miguel Ángel Yunes Márquez, y el Secretario de Finanzas, Guillermo Moreno Chazzarini, por el uso electoral de programas sociales, de comprobarse este delito debería actuarse con todo el rigor de la ley y servir de advertencia a otros funcionarios públicos que cobijan, con dinero del pueblo, campañas de sus amigos y correligionarios.