Veracruz debe cambiar

Por Ángel Álvaro Peña

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter @politicosad 

Alma Grande

Cuando se requiere un cambio en paz las elecciones son la única manera para lograr transformaciones en paz, con civilidad, con certeza.

Los cambios necesarios no siempre implican votar por un partido diferente, sino saber escoger las figuras que de verdad puedan cambiar una realidad que, en el caso de Veracruz, nos asfixia.

La percepción de los candidatos a veces se pondera a la perspectiva que tengamos de los partidos y viceversa.

Los tiempos electorales no definen una postura incondicional ni destinada a un solo partido.

En las elecciones del 1 de julio podremos escoger a los diputados locales, federales y senadores de Veracruz, al gobernador y al presidente de la República desde el Estado más rico del país.

La conciencia de los ciudadanos con derecho al sufragio es muy similar a la elección de un país en cuanto a su comercio con el exterior, debe diversificar mercados para crear equilibrio. Así, podrá votar por el candidato de un partido diferente dependiendo del cargo que ocupe, es decir, dependerá del prestigio, la trayectoria y propuesta del candidato para que el elector se anime a apoyarlo con su voto.

Ese voto no será uniforme por un partido sino por candidatos. Ahora la responsabilidad de los electores no solo es informarse para saber a quién apoyan, es decir, por quién votan, sino que el derecho al sufragio implica también la creación de equilibrios.

Dentro del amplio espectro de posibilidades del voto se encuentra en la entidad la postura muy clara de Pepe Yunes Zorrilla, quien advirtió: “Nunca más en Veracruz un presente sin oportunidades”.

El cierre de precampaña del peroteño sirvió para mostrar su conocimiento de todos los rincones del estado que quiere gobernar.

Durante un encuentro con petroleros priistas de Poza Rica, Pepe Yunes ante la militancia de su partido, reafirmó que se presentaba ante ellos para hacer compromisos, pues buena parte del desarrollo nacional se explica en esta zona de la entidad.

“Se requiere que la Nación y el Estado, de nueva cuenta volteen los ojos y centren la atención en esta región. Lo digo aquí y lo digo claro: nunca más en Veracruz una zona petrolera sin apoyo a plenitud del Gobierno del Estado. Que sepa hablar y pelear por los recursos. Que sepa fomentar desarrollo de manera alternativa”.

Pepe Yunes sostuvo que el presente de hoy no es para nada mejor, contra lo que se prometió a los veracruzanos. “Por el contrario, se ha empeorado. Estamos mal. Y eso no es algo que debamos aceptar. Debemos luchar para transformarlo. Porque sí es posible. Y un pueblo vigoroso como el de Poza Rica no puede darse el lujo de perder la esperanza. Nos quitarán todo, menos la esperanza de crecer”.

Ante la improvisación de muchos actores políticos que quieren encumbrarse de manera oportunista en la cúspide del poder en Veracruz, el candidato del PRI a la gubernatura señaló que su propuesta política está vinculada a ideas, es seria, y está alejada de las ocurrencias y de la improvisación

Durante su participación en los Foros Informativos de la Plataforma “Por un Veracruz Mejor” de la Fundación Colosio, Pepe Yunes manifestó que los temas públicos que desafían al estado solo se pueden resolver con la participación de las ideas.

Conocedor de las necesidades de los veracruzanos desde hace años, Yunes Zorilla puede transformar desde las causas que originan las abismales diferencias entre los habitantes del estado, sabe de las inquietudes de los diferentes sectores de la población y la fórmula para sacar de la pobreza a miles de ellos que no han podido ser rescatados de este problema por la negligencia de las autoridades.

La entidad ha sido castigada por una serie de circunstancias que a pesar de que son inevitables no representan nada comparadas con los castigos que han impuesto los malos gobernantes desde hace más de 13 años.

Yunes Zorrilla está consciente de que las diferencias sociales se han recrudecido en la entidad, de tal suerte que considera que debe cerrarse la brecha entre los afortunados y los que tienen poco o nada, sobre todo en cuestión de oportunidades.

“Quienes hemos tenido la oportunidad de formarnos para hacer vida tenemos que saldar una deuda con los que vienen detrás, con los jóvenes”.

Al cerrar sus actividades de precampaña, Pepe Yunes se reunió con las expresiones juveniles priistas, a quienes ofreció un pacto de trabajo honesto, de hechos y resultados tangibles, que después pueda trascender como un pacto con la juventud del estado.

Acompañado por su esposa Alicia Silva y sus hijos Pepe, Aldo y Adolfo, en medio de una gran algarabía, Pepe Yunes pidió, de manera franca y directa, el apoyo de los jóvenes para ser candidato a Gobernador de Veracruz.

Pepe debe enfrentarse desde ahora, en su próxima gira de proselitismo en busca del voto popular, a la inseguridad, problema que prolifera a lo largo y ancho del territorio veracruzano.

El propio candidato a la gubernatura deberá cuidarse de no ser víctima de la delincuencia común que ha crecido en los últimos meses, a pesar de que las actuales autoridades se comprometieron a erradicar del estado.

Yunes Zorrilla recordó que fue uno de esos veracruzanos que podían salir sin ningún temor a las calles, sin riesgo ni angustia. “Eso no pasa en Veracruz. Y hay que trabajar para regresar esos espacios, esas calles, a los jóvenes”.

Un estado equilibrado erradica por sí mismo muchos de los problemas que aquejan a su población y la inseguridad es el primero que debe combatirse pero no solo fortaleciendo la seguridad o convocando a militares y marinos, sino trabajando con la población para darle un duro y definitivo golpe a este conflicto que llegó a practicarlo desde el funcionario público, el presidente municipal y hasta el gobernador de esta entidad.

PEGA Y CORRE. - La población ha tomado en Veracruz la delantera y puso un alto a la explotación de las minas en la entidad, comunidades de los municipios Alto Lucero de Gutiérrez Barrios y Actopan, se declararon públicamente libres de minería ante los riesgos que representa para su vida, salud y para el medio ambiente. Los inconformes entregaron a dependencias de los gobiernos estatal y federal copias de Actas de Asamblea en las que ponen de manifiesto que las comunidades organizadas se declaran comunidades “libres de mega minería tóxica”.