Elecciones diferentes, exige México

Por Ángel Álvaro Peña

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter @politicosad 

Alma Grande

En las campañas políticas se suele descalificar todo lo que diga el contrincante, por válido que sea.

No existe todavía la madurez política en los candidatos que buscan un puesto de elección popular como para reconocer buenas ideas y excelentes proyectos en el contrario.

Sería una muestra de reconocimiento democrático el hecho de sumarse a una o dos propuestas del contrincante, sin ceder espacio, pero reconociendo ideas atinadas en momentos críticos como los actuales.

Esperamos que suceda, porque José Antonio Meade hizo un llamado para “acelerar” los nombramientos del Sistema Nacional Anticorrupción y afirmó que el “problema central del país es la impunidad”.
Aseguró enfático: “en México, es altamente probable que quien cometa un delito o incurra en actos de corrupción, se salga con la suya, que no enfrente a la ley y que no pague las consecuencias de sus actos”.

Comentó que para acabar con la impunidad se necesita construir instituciones. “Esa es la vía responsable y viable en el largo plazo. Ni el perdón ni las ocurrencias para el aplauso fácil son la solución”.
Meade enuncia así, sin nombrar a uno de sus contrincantes, afirmando que partidos, coaliciones y precandidatos a la Presidencia, deben pugnar para que se avance en la implementación de las nuevas instituciones y de los nombramientos faltantes para terminar de conformar el Sistema Nacional Anticorrupción y propuso un acuerdo basado en seis puntos.

Desde esta perspectiva como un observador experto en la problemática del país, José Antonio Meade considera que el principal problema del país radica en la impunidad. Donde la administración de justicia, la política y los números confluyen para arrojar malas cuentas de funcionarios públicos como los que padeció Veracruz durante varios años, prácticamente desde 2004, con la llegada de Fidel Herrera, quien comenzó a mermar las finanzas de la entidad en favor de unos cuantos, desde luego, incluido él.

Pero ese inicio de corruptelas en Veracruz iniciado hace 14 años todavía no termina y amenaza con perpetuarse, porque muchos de los cómplices de Javier Duarte de Ochoa se montaron en cargos de elección popular para obtener fuero y así burlar la ley, en caso de que hubiera algún audaz mexicano que los inculpara de complicidad con el ex gobernador.

Personajes oscuros como Alberto Silva Ramos, que empezaron su vida delictiva desde el gobierno, cuando fue designado presidente municipal de Tuxpan, luego trabajó con Duarte en varios puestos y, para no ser encarcelado se montó en una diputación federal, de cuyo fuero goza todavía. Pero su ambición no termina, ahora quiere ser diputado local, por si la acción de la justicia quisiera perturbar su impunidad.

Por el mismo camino va Tarek Abdalá y otros cómplices de Duarte que se refugian en puestos que les brindan fuero y, por lo tanto, impunidad.

Y en Veracruz, fue donde el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares contribuyó de manera invaluable a levantar la imagen de Andrés Manuel López Obrador, candidato de Morena a la Presidencia de la República, al mantenerlo en su discurso a través de declaraciones, entrevistas, videos y el reto a debatir en Álamo fue una de las maniobras más pobres del gobernador, que al evadir el morenista su invitación, la candidatura del tabasqueño creció a pesar de que se encontraba estancado con un mismo porcentaje desde hacía semanas.

Estaba de gira en Veracruz cuando empezaron a colgarle un patrocinio de Rusia desde un diario estadounidense, a través de un columnista mexicano quien considera que puede ser posible la intervención del gobierno de Vladimir Putin en las elecciones mexicanas, y en el puerto grabó un video donde bromeaba diciendo que esperaba un submarino ruso con el oro de Moscú.

Pero Veracruz no sólo sirvió de trampolín a Andrés Manuel López Obrador para subir en las encuestas de intención del voto, sino a dos de los candidatos más importantes en la contienda electoral del 1 de julio, José Antonio Meade Kuribreña y Pepe Yunes Zorrilla, precandidatos ambos, uno a la Presidencia de la República, el otro a la gubernatura del estado por el PRI.

“Me la pusieron fácil, porque aquí en Veracruz, ¡hoy todos somos Pepe!”, manifestó el precandidato del PRI a la Presidencia de México, José Antonio Meade Kuribreña, acompañado por el precandidato a la gubernatura de Veracruz, Pepe Yunes Zorrilla.

A nombre del priismo veracruzano, Pepe Yunes dio la bienvenida a Pepe Meade en Minatitlán. “Aquí hay alegría y hay emoción, que es con lo que se construyen las grandes causas nacionales y de Veracruz. De la mano de la gente que hace sentir en cada uno de sus espacios y sus trincheras cómo se transformará el presente en una realidad alegre para nuestras familias”, subrayó.

El precandidato priista a la gubernatura aseveró que en Veracruz “lo que queremos como futuro es una realidad en donde nuestras familias puedan vivir tranquilas, en donde no haya miedo y no haya angustia. Lo que está hoy en juego es la posibilidad de lograr, a través de nuestra participación, ese escenario”.

En ese sentido, aseguró que no hay mejor perfil para depositar la confianza ciudadana que el de Pepe Meade, quien ya ha demostrado, en el tiempo y en los hechos, capacidades de trabajo y de resultados.

Es decir, en las declaraciones y proyectos ambos candidatos se complementan. Para Meade la preocupación mayor es el ataque a la corrupción y vencer a la impunidad, para Pepe Yunes, la inseguridad es el enemigo a vencer en la entidad.

Porque la propuesta que dejara clara Meade Kuribreña es el hecho de que quienes sean sentenciados por actos de corrupción regresen los bienes que le arrebataron ilegalmente a la población. Y en ello fue muy enfático.

Las elecciones y la situación del país se vuelven cada día más complejas y es en ese panorama donde se desarrollarán las campañas. Desde el norte, Chihuahua se convierte en un foco rojo al iniciar su gobernador, el panista Javier Corral Jurado, una caravana que busca hacer cumplir un convenio con el gobierno federal por 780 millones de pesos asumido en diciembre pasado y acelerar el proceso de extradición de su antecesor César Duarte.

En el sur, Chiapas se convierte en un verdadero polvorín al rebelarse algunos legisladores locales y federales del PVEM por una supuesta imposición del PRI en las candidaturas, de las cuales el Verde quiere una rebanada.

Por su parte, la precandidata independiente Marichuy fue atacada por un grupo de desconocidos durante su gira en Michoacán, donde robaron grabadoras y otros implementos de trabajo a los reporteros que acompaña su recolección de firmas.

El problema de los ex gobernadores sin sentencia o prófugos se concentra en una visión global de un país que no deja de ser fuerte, más fuerte que sus problemas, y busca un presidente que los resuelva con firmeza y convicción. 

PEGA Y CORRE. - El gobierno de Veracruz, ante la imposibilidad de combatir el crimen, anunció que habrá recompensa de la Secretaría de Seguridad Pública, a quien proporcione información sobre delincuentes. La página se inicia con una recompensa de un millón de pesos a quien aporte datos para detener a los que dejaron los cadáveres de nueve personas en Xalapa y a quienes ejecutaron a cuatro presuntos delincuentes en Amatlán de los Reyes.