¿Desarmar al Ejército y a la Marina?

Por: Abraham Mohamed

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

(2 de Octubre….50 años de duelo)

Francamente me sorprende la ligereza con que el señor Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador anuncia acciones que dice, tomará de inmediato al asumir el poder dentro de dos meses, el 1 de diciembre.

Yo quiero ver, como muchísimos mexicanos más, si  tras tomar posesión, empezará a soltar la billetiza que son los 500 mil millones de pesos que tiene calculados para iniciar sus 13 obras prioritarias; para darles dinero a los jóvenes ninis,  y sean “becarios, no sicarios”; ayudar a los ancianos, a las madres solteras y a los discapacitados, etc. mediante los programas asistenciales de apoyo que ya presume y que son con los que despegará su Proyecto de Nación que es médula de su Cuarta Transformación de la Vida Pública.

Confieso que se me hace un alucine, que López Obrador quiera que al Ejército y Marina se le integren los 8 mil elementos del Estado Mayor Presidencial –que va a suprimir- y también todos los agentes de la Policía Federal para crear, totalmente desarmados,  la Guardia Civil Nacional, para él, su “Ejército de Paz” del cual sería Comandante Supremo,  pues piensa que así, sin armas, jamás volverían a reprimir al pueblo.

Con todo respeto apunto que el señor Presidente Electo en ciertos temas se sobredimensiona y que en la nube de poder en que lo situaron los 30 millones de mexicanos que votaron por él, se le hace fácil hablar y hablar, prometer y prometer, y repetir y repetir machaconamente  su frase “no les voy a fallar” para mantener viva la esperanza de que van a salir de la pobreza con más empleos, mejores salarios, educación gratuita desde primaria hasta universidad e inclusive con  pago por estudiar, comida, gasolina, gas, luz, agua, transporte, servicios públicos baratos y con una seguridad pública garantizada con su proyectada Guardia Civil Nacional, con el mando único que será el que ejerza como Comandante Supremo, desde Palacio Nacional.

Desde ahora adelanto que es muy, pero muy delicado, el tema de que el glorioso Ejército Mexicano, la Marina, Estado Mayor Presidencial y la Policía Federal vayan a convertirse en la Guardia Civil Nacional que quiere crear López Obrador para que, como Ejército de Paz, desarmados, combatan a los poderosos cárteles del narco y a las bandas de la delincuencia organizada.

De pilón te digo, que en la locuacidad que traen algunos pejistas, hasta andan con la idea de sindicalizar a las tropas, ¡nomás imagínate!...... Quieren crear el Sindicato del Rifle….jajajajaá.

Este final me atreví a decirlo, porque el pasado domingo 30 aprovechando que la SEDENA hizo una invitación pública para participar en su 6º. Medio Maratón y Caminata Recreativa en el Campo Militar No. 1 decidí  acudir acompañado de mi señora para convivir principalmente con los militares y sus familias pero obvio que también con el interés de periodista para conocer sus comentarios sobre los temas que maneja el Presidente Electo y que les atañen.

Grande fue nuestra sorpresa.

Para empezar, había más de 30 mil personas en el festivo evento y que, con quienes tratamos el asunto, mandos, soldados, esposas, hijas e hijos de los militares, en cierta forma se sienten lastimados porque si son efectivamente pueblo con uniforme, como tal están para proteger y defender a la Patria y a la población ayudándola en casos de desastres naturales.

Los militares, por su estricta formación y principios de respeto a los Derechos Humanos, jamás harían daño a inocentes, pero tampoco se van a quedar con los brazos cruzados, esperando que los maten, sin responder a quien los ataque.

Yo creo que El Presidente Electo debe precisar, aclarar muy bien, lo que dijo el sábado 29 en el evento celebrado en la emblemática Plaza de las Tres Culturas, con motivo de su gira de agradecimiento por el voto, y en vísperas del 50 aniversario de la masacre de estudiantes que se cometió ahí.

Así dijo: “hacemos el compromiso de no utilizar nunca, jamás, al Ejército para reprimir al pueblo. El Ejército es pueblo uniformado y son hijos de campesinos, obreros y comerciantes. Haremos un llamado a soldados y marinos para darle un giro a la labor que actualmente realizan y que ya no se ocupen de esas tareas que hasta ahora tienen encomendadas”.

Añadió: “la defensa nacional la podemos hacer todos como ha sido siempre en la historia de México. Si nos invaden, si nos agreden de otros países, todos a defender a la Patria, no solo los soldados.”

Y anunció: “habrá una reforma al Ejército que propondré en su momento porque no se tienen muchas opciones. Los soldados y marinos tienen que ayudarnos sin el uso de la fuerza, como un Ejército de Paz. Nos tienen que ayudar para garantizar la seguridad interior y la seguridad pública”.

Y yo me pregunto como muchos: ¿A poco sin armas y siendo blandengues se puede combatir a los desalmados criminales, recuperar la paz y garantizar la seguridad interior y la seguridad pública? …¡No me digas….dejémonos de tonterías!

El paraíso que fantasiosamente se nos proyecta para los próximos años, pienso que de no hacerse realidad, puede convertirse en algo infernal, de consecuencias inimaginables para el ya entonces Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Pero como yo también ando trepado en el Tren de la Esperanza, ruego porque le vaya bien, porque yéndole bien a él, le irá bien a México y por supuesto, a todos los mexicanos.

Así que esperemos que así sea….con el valioso apoyo de nuestras leales y patriotas Fuerzas Armadas….