“El Peje” es una “chucha cuerera” de la política

Por: Abraham Mohamed

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Andrés Manuel López Obrador “El Peje”, se ha convertido en una auténtica “chucha cuerera” de la política mexicana y así, con su ya muy hecho folclorismo populista, por no decir populachero, porque sería ofender a quienes sigue engatusando, ha armado tremendo borlote con el choro de su anunciada cancelación de la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México porque sospecha que en tan necesaria obra aprobada por las más reconocidas organizaciones técnicas  y aeroportuarias del mundo que coinciden en la necesidad de hacerla para contribuir al desarrollo de nuestro país, dijo que debía suspenderse porque según él, dijo -así “al chilazo”- que hay corrupción, tanto en los contratos de construcción, como en los de la futura administración  y operación.

Ah, pero al “Peje” –siguiendo la jerga de los chairos- al echar a andar su plan actuó chachalaqueando su dizque cruzada contra la corrupción, como si le valiera madre todo esto:

1.- Que el actual aeropuerto de la CDMX, tanto en la Terminal 1 como en la 2 –que se construyó en la administración del panista Vicente Fox- está sobresaturado, ya no por los retrasos en salidas y llegadas de los aviones  y las aglomeraciones de los pasajeros en los slots para documentarse, sino con enorme riesgo de que ocurra una fatal desgracia causada ya sea por factores climáticos, operacionales o por error humano ante la enorme carga de trabajo de los controladores aéreos.

2.- El “Peje” también hizo como que le valían madre compromisos contraídos por $30 mil millones de pesos con inversionistas privados que confiaron y confían en el proyecto del NAIM  (Nuevo Aeropuerto Internacional de México) que se ha echado a cuestas el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) que dirige Federico Patiño.  

Esos inversionistas aportaron su capital con bonos en el Fideicomiso de Inversión en Bienes Raíces “Fibra” con la garantía de la Tarifa del Uso del nuevo Aeropuerto (TUA)  o con la TUA del actual, en el supuesto caso que de que el Peje se salga con la suya y suspenda su construcción. 

Y yo le pregunto a usted:  Nomás imagínese, como estaría si hubiese invertido su dinero en ese monumental proyecto, para que le saliera un político como “El Peje” con que “voy a suspender esa obra tan pronto asuma la Presidencia de la República porque creo que hay corrupción y porque además es innecesaria si habilitamos el aeropuerto militar de Santa Lucia que está contiguo”…..ah…. chingao….¿en serio?....es lo menos que se le ocurriría decir ante semejante desparpajo, ¿o no?

¿Habría seguridad de que “El Peje” regresara los $30 mil millones de pesos con utilidades a los inversionistas?

3.- Por supuesto, que el “Peje” también se pasó por “el arco del triunfo” todas las aprobaciones técnicas que se obtuvieron tanto de la UNAM como de varias de las más reconocidas empresas especialistas en construir éste tipo de obras en el mundo.

4.- Que el NAIM  represente el 3.3 del PIB también le vale madre al Peje, porque debido a la saturación del actual aeropuerto, no se captaría la demanda creciente de pasajeros que se irían a otros países y perderíamos ese jugoso ingreso.

5.- Ahora está por verse si ante la amenaza pejista de parar la obra se podrá incrementar o no, como se esperaba del 40 al 70% el financiamiento del sector privado y disminuir del 60 al 30% el financiamiento público.

Queda pendiente la recomendación de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) para que la SCT emitiera otros mil millones de dólares adicionales a los mil millones de dólares con que ya se cuenta para que se concluya la obra en Octubre del 2020. Aclaro que la OCDE ya advirtió  la conveniencia de separar al NAIM de la SCT.

Y para que estés todavía mejor enterado de cómo está el asunto de la monumental obra, te digo que debido a los ajustes inflacionarios, el costo del NAIM pasó de 169 mil millones de pesos a 186 mil millones, lo cual representa un aumento del 10% que continuará modificándose conforme avancen los trabajos.

Es la empresa española Acciona Infraestructura México la que ganó en consorcio la construcción del Edificio Terminal que ya está muy avanzado. Hizo una oferta de 84 mil 828 millones 377 mil pesos y las demás empresas que integran el grupo ganador son Operadora Cicsa de Carlos Slim; ICA Constructora y Edificadora GIA+A; Promotora y Desarrolladora Mexicana (Prodemex) de Olegario Vázquez Raña; La Peninsular Compañía Constructora (filial del Grupo Hermes); FCC Industrial y sus filiales.

¿Pero qué cree?…..en este preciso momento que estoy escribiendo me llega la información de que el vivales de El Peje se aventó el tiro de recular, como buena “chucha cuerera” aprovechando en Guadalajara, el oportuno foro del 29 Congreso Mexicano de la Industria de la Construcción -¡donde mejor que ahí!- para decir que su intención no es cancelar, -palabras textuales- “sino revisar la viabilidad técnica, económica y social del NAIM. Se tiene que revisar el proyecto porque consideramos que es una obra faraónica, costosísima. No haríamos nada por la fuerza, vamos a actuar en el marco de la legalidad, no habrá ningún acto autoritario, somos respetuosos del Estado de Derecho. Vamos a revisar técnicamente el proyecto sin asustar a nadie. Propongan ustedes cinco técnicos, cinco del gobierno (del NAIM) y cinco de nosotros a partir de hoy, y se revisa y con toda honestidad decir si procede o no procede y cuáles son las alternativas”.

Juan Pablo Castañón del Consejo Coordinador Empresarial precisó que la propuesta de crear una Mesa Técnica para el NAIM fue realizada por ellos, y lo que se busca es hacer mejoras técnicas al proyecto. En otras palabras coincidió con lo planteado por El Peje, pero le quitó el mérito de la idea original de instalar la Mesa Técnica, aduciendo “estamos seguros que con los técnicos que nos han asesorado podemos discutir y convencer a los técnicos de cualquier equipo de los candidatos, de que tenemos una obra suficientemente sustentable. Pero si el análisis de viabilidad del nuevo aeropuerto resultara desfavorable, la idea de López Obrador es frenar el proyecto y redirigir los compromisos con las empresas a la construcción de dos pistas en Santa Lucía, respetando los contratos que ya tienen. Su plan, sería llegar a un acuerdo con las 12 compañías que tienen casi todos los contratos del aeropuerto”.

Y que aparece por fin, Javier Jiménez Espriú, que ya se siente Secretario de Comunicaciones y Transportes en el gabinete de El Peje para decir: “Se ha comentado mucho si queremos cancelar el aeropuerto o no. No se trata de un capricho de cancelación del proyecto, tenemos que hacer un análisis cuidadoso. Por ello si López Obrador gana la contienda electoral, una vez siendo nombrado Presidente Electo, solicitaría a Enrique Peña Nieto suspender las inversiones para hacer Auditorías técnicas, financieras, de impacto ambiental y social y ver las consecuencias de una obra de esa magnitud”.

Jiménez Espriú también expuso lo incosteable de la obra porque se construye en el ex lago de Texcoco que es de los peores suelos; porque la orientación de las nuevas pistas cancelaría por completo las del actual aeropuerto y las de la base militar de Santa Lucía “y no estamos para tirar a la basura todas las instalaciones del aeropuerto actual que aún tiene años de posibilidades”. Y de pilón remató con que “hay incertidumbre sobre la comunicación terrestre con el NAIM vía Metro, autopistas o trenes”.

Y yo termino con que la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero) se opone a la instalación de la Mesa Técnica para analizar el NAIM, arguyendo que “su diseño y construcción fue analizado y discutido durante varios años por expertos internacionales como el Centro para el Desarrollo de Sistemas Avanzados de Aviación de los Laboratorios MITRE y la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), entre otros organismos. Dijeron: “cancelar el NAIM traería serias consecuencias en detrimento de la competitividad de México; limitaría la conectividad, incrementaría los costos de operación de las aerolíneas, comprometería la viabilidad operativa y afectaría a millones de usuarios”.

Ya MITRE dijo que la propuesta de El Peje de llevar el aeropuerto a Zumpango es inviable aeronáuticamente. Bernardo Lisker, director internacional, explicó que habría interferencias en el flujo de los aviones con lo que se correrían graves riesgos de accidentes por la inseguridad.

Como usted se dará cuenta, el populismo electorero de López Obrador no tiene límites y menos ahora que anda “bien chiflado” por sentirse ya con la banda presidencial pues sigue como puntero hasta en las últimas encuestas realizadas en víspera de las campañas que arrancan el 30 de éste Marzo y que durarán hasta el 27 de Junio.

Pienso que en estos 90 días de campaña proselitista -que son bastantes días- pueden suceder muchas cosas y que todo se definirá el 1 de Julio, fecha en que con el voto, los mexicanos decidiremos nuestro futuro.

Te ruego que no lo vendas por una despensa de alimentos, por unos regaluchos o por unos cuantos pesos porque te desgracias más tú y desgracias más a tu familia.

Vota por quien creas que es el menos peor de los candidatos, ya sea para Presidente de la República, para Gobernador, para jefe de Gobierno en la Ciudad de México, para Diputado, para Senador o para Presidente Municipal, pero vota.

Pero eso sí, debes tener muy presente que no hay que darles poder a quienes nos pueden joder.

El poder ciudadano está en nuestro voto, que es secreto, y hay que escoger muy bien a quien se lo vamos a dar.

En nosotros está mejorar, o empeorar.