“Nomás los rayones dejó el penco”

Por: Abraham Mohamed

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En el argot campirano la frase que se suelta cuando alguien encarrerado se frena bruscamente para evitar romperse la madre, es: “nomás los rayones  dejó el penco”. Y creo que eso fue lo que hizo Santiago Nieto al desistirse de seguir objetando su remoción como Fiscal Electoral.

Pero Nieto no solo dejó los rayones por las seis averiguaciones previas que tiene abiertas en su contra la PGR, entre otras por la denuncia de violación a su debido proceso que le formuló el defenestrado ex dirigente del Partido Verde, Arturo Escobar, a quien le configuró cargos para que fuese castigado por delitos electorales y por los que Emilio Lozoya también presentó en su contra, y que son por violación a la Ley de Amparo y abuso de funciones. No, la situación para Santiago Nieto está más que complicada y, de no ser “porque recapacitó y se rajó para ya no seguir peleando su reinstalación como Fiscal Electoral”, pudiera a estas horas en prisión.

Y le diré por qué:    

Hace una semana, una fuente digna de confianza cuya identidad me reservo para evitar represalias en su contra, me informó lo siguiente:

“_Creo que la decisión que tomaron en la PGR si tal vez no fue en el tiempo electoral correcto, si fue la mejor para sacar a ese sujeto de la FEPADE. Yo fui (oculto el cargo) en Asuntos Penales en el INE y (oculto el cargo) de la FEPADE y él (o sea Santiago Nieto) ha sido uno de los peores administradores de justicia. Merece una Auditoría en todos los Asuntos que tiene la Fiscalía porque los  verdaderamente delictivos nunca se investigaron”.

Por razón natural, como periodista interesado en profundizar la investigación, me dí a la tarea de hacerlo y obtuve lo siguiente:

En Chimalhuacan y Texcoco, entre otros municipios del Edomex,  en los años 2011 al 2015 se realizaron más de mil trámites de credenciales para votar con datos falsos, debido a la corrupción de los funcionarios del INE encargados de los Módulos de Atención Ciudadana que ahí operan.

Quienes tramitaban esas credenciales con datos falsos, eran gente de la delincuencia organizada y familiares o amigos de ciertos funcionarios del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Tales credenciales con datos falsos por las que se cobraban entre cinco mil y diez mil pesos, han sido y son utilizadas para realizar diversos delitos de alto impacto, como para abrir cuentas bancarias y poder hacer operaciones financieras para lavar dinero o abrir empresas fantasmas.

Estos casos fueron denunciados a la FEPADE en tiempo y forma, pero no se investigaron debido a que el mismo Fiscal, que era Santiago Nieto, acordó con aquellos funcionarios no hacer la investigación, por lo que pueden haber sido destruidos o  estar en algún cajón del archivo porque hasta ahora siguen sin investigarse en las mesas de los Ministerios Públicos. Por supuesto que no se abrió tampoco ninguna investigación en contra de esos funcionarios electorales plenamente identificados como autores de realizar tales trámites ilegales, al extremo de coordinar dentro y fuera del horario laboral la estrategia para que “los gestores” de tales trámites irregulares, llegaran a los Módulos sin mayor problema, inclusive cerrando calles para facilitarles el acceso.

También se sabe que una de las personas que tramitó de manera ilícita la credencial para votar tenía relación con un alto personaje del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Se infiere que el entonces titular de la FEPADE, Santiago Nieto, incurrió en graves delitos como responsabilidad administrativa y penal y por el indebido ejercicio del servicio público por no haber atendido e investigado estas denuncias y proceder contra quienes resultaran responsables de los delitos cometidos.

Por supuesto que también existe la presunción de que tales hechos pudieron utilizarse como moneda de cambio para apoyos o favores políticos.

Pero además le añado, que “se quedaron en el tintero” como quince mil movimientos irregulares más y que por negociación hecha entre el director Jurídico  del INE, Gabriel Mendoza Elvira y el entonces titular de la FEPADE Santiago Nieto, nunca fueron denunciados para no destapar totalmente la inmunda cloaca de la corrupción en los Módulos de Atención Ciudadana del INE en el Edomex donde se vendían las Credenciales para Votar con datos falsos, repito, entre cinco y diez mil pesos.

Puede que todo esto haya sido sopesado por Santiago Nieto para que después de tanta alharaca, aceptara, “sin chistar más”, su fulminante cese como Fiscal Electoral.